Login de usuario

¿Aún no es usuario?Regístrese gratuitamente

Artículo

Cultivando el tap de cortí

"Fins que no hi és al sac, no podem saber com anirà la collita", Llorenç Mas, de Petra.

Son cinco los agricultores que se han atrevido con un cultivo rústico e imprescindible para mantener el sabor original de nuestra sobrasada. Especias Crespí se ha dado en recuperar el cultivo del pebre bord. Toni de Sant Jordi, Jaume de Bunyola, Llorenç de Petra, Pau de Inca y s'Hortolà de Sineu son personas con genio, inteligentes, saben lo que hacen y cómo lo hacen.

Cuentan con la ayuda de un equipo de ingenieros agrónomos, aunque s'Hortolà no les hace mucha gracia. Señala un tanque de abono lleno junto al algibe, guiña un ojo y dice: "el abono está de cada vez más caro".

"Pau Ramis ha probado a darle pebre bord a sus cerdos, para ahorrar tiempo, pero ellos no se lo comen.

En Mallorca el agricultor, en general, también se dedica a la ganadería. Y entre los animales que se encuentran bajo sus cuidados está, naturalmente, el cerdo.

Ellos conocen la manera de sacarle el mejor provecho. "La sobrasada de cada año era peor, decían que si porque al cerdo no le han dado esto o lo otro. ¡Excusas!", se lamenta s'Hortolà. Pau Ramis añade maíz a su alimentación para que produzcan más grasa. Cada uno posee su secreto para que la carne sea más sabrosa, pero todos saben que por bien que se alimente a los cerdos, si se utiliza cualquier pimentón dulce, la sobrasada no es la misma que si se prepara con pebre bord auténtico. Pau nos comentó una curiosidad. Él posee 6 cerdos; probó de alimentarlos con pebres bords, directamente, pero los cerdos, que se lo comen todo, ¡no los quisieron!


"S'Hortolà es agricultor de toda la vida. Él se siente tan empresario como cualquier otro.

El cultivo de este pequeño pimiento no provoca trastornos, más bien al contrario: la producción y las ventas están aseguradas. "Lleva más trabajo de mano de obra, pero no hay que gastarse dinero en insecticidas; no tienes que estar encima de ellos, porque es una variedad autóctona", dice Toni Feliu. Para Jaume Pocoví "los tratamientos son ecológicos porque no ha sido necesario ir a más".

La primera cosecha de los pimientos rojos maduros se está produciendo ahora. "El año pasado llegué a 900 gramos por planta en la primera recolecta, y sacamos 200 gramos más en la segunda", asegura el de Sineu. Y este año, la cosecha parece responder con una sonrisa roja como un pebre bord. Sin embargo, tal como dice Llorenç Mas, de Petra, "en el campo, hasta que no esté en el saco...".

Un equipo de agricultores agrícolas han observado con atención el desarrollo de las plantas, la manera de madurar, de crecer, de distribuirse incluso los pimientos en la planta. Al mismo tiempo, los de Especias Crespí han tenido la sabia idea de plantar el pebre bord en diferentes puntos de la isla, por si una tempestad hubiera querido hacer de las suyas.

Otros artículos que pueden ser de su interés:

Agricultores del Tap de Cortí

Siembra del azafrán

www.especiascrespi.com